Select Page

Camino del Cid

El Camino del Cid is a cultural tourist route, following the footsteps of a medieval knight called Rodrigo Diaz de Vivar, described in “El Cantar de mío Cid” -translated as “The Poem of the Cid”, one of the greatest epic poems in the world of literature-. “El Cid Campeador”, as he was known in Spanish for his succeeding combats, travelled across the provinces ofBurgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia and Alicante.This Route, which can be covered by road or even hiking, is divided into several sections or trails crossing the province of Teruel. El Cid’s historical and cultural legacy in his fight to create his own fiefdom in the Moorish Mediterranean coastal city of Valencia can be reminded thanks to this activity.

El Camino del Cid is not a consecutive pilgrimage; on the contrary, it is divided into tracks and thematic trails, so that the pilgrims can enjoy history in several stages. Another special feature is that you will get credentials in each of the stages pretending to be the original documents, or safe-conduct, existing in the Middle Age. This document ensured the transit of both passengers and goods and, in your case, it entitles you to obtain certain privileges such as discounts for accommodation and restaurants, some benefits for special promotions along the route.

In the website www.caminodelcid.org you can find further information about resorts, as well as interesting travelling booksthat will help you prepare your route, and decide whether you want to go by car, by bike or on foot.

Información
CONSORCIO CAMINO DEL CID
C/ Madrid, 24 … 09001 Burgos (Spain) … Tlf.: (+34) 947 256 240
www.caminodelcid.org


 

 

Las rutasLas Tres Taifas

El Cid libró su primera gran batalla literaria (es decir, según el Cantar) en Alcocer, hoy un despoblado cerca de Ateca, y es aquí donde puede el viajero comenzar su ruta o bien en Calatayud, a 15 km, a cuyas puertas llegó el Cid en persecución de uno de los generales musulmanes derrotados en el combate que le enfrentó a 3.000 caballeros musulmanes llegados de Valencia.

La organización y autonomía del ejército cada vez más numeroso del Cid le permite moverse sin dificultades entre las fronteras de los distintos reinos musulmanes. Tres taifas muy diferentes entre sí -Toledo, Zaragoza, y Albarracín-, sirven de escenario al paso del Cid literario y su gente. La victoria, según los versos del Cantar, dejó paso libre al Cid para imponer su ley por los diversos caminos y poblaciones de estas taifas. Cuatro son los hitos fundamentales del Cantar en este tramo: El Poyo del Cid, en Teruel, donde el Cid reforzó una fortificación romana para convertirla en su centro de operaciones en los territorios turolenses y zaragozanos; Molina de Aragón, en Guadalajara, señorío gobernado por Avengalbón, un musulmán aliado del Cid que le servirá fielmente y protegerá a las hijas de Rodrigo; Albarracín, en Teruel, lugar de paso para las huestes del Cid en su tránsito entre Castilla y el Mediterráneo, y Cella, localidad turolense donde, según el Cantar, el Cid decidió reunir a todos aquellos hombres que quisieran acompañarle a conquistar la ciudad de Valencia.

Para más información diríjase a la página oficial aquí.

 


 

 

Las rutasLa Conquista de Valencia

A quien quiera ir conmigo a cercar a Valencia… tres días les esperaré en el Canal de Cella. Este itinerario comienza en Cella, el lugar que el Cid elige, según el Cantar, para reunir a quienes quieran ayudarle a conquistar Valencia, y sigue sus huellas por las numerosas localidades de la actual Comunidad Valenciana tributarias del Cid histórico o conquistadas según el Cantar por el Campeador.

La ruta se desliza hacia Valencia siguiendo en general el curso del río Palancia: es en su valle donde nos encontramos con Jérica -conquistada según el Cantar por el Cid y que históricamente tributaba al Campeador- o Segorbe -igualmente tributaria pero que en el Cantar sirve de acomodo a un ejército de 3.000 caballeros musulmanes que se desplaza a Alcocer para entrentarse al Cid.

La ruta desemboca inevitablemente en el Mediterráneo, primero en Sagunto -en el Cantar convertida anacrónicamente en cuartel general del Cid durante tres años- y El Puig, un punto estratégico a 15 km de Valencia conquistada literaria e históricamente (en 1092) por el Cid. En 1237 Jaime I hizo lo propio, y en ambos casos su ocupación fue determinante para la conquista de la ciudad.

Ya solo nos queda entrar en la ciudad vieja de Valencia por cualquiera de sus puertas históricas -la de Quart o la de Serranos- y recorrer un tramo del antiguo perímetro de las murallas islámicas, cuyos restos, apenas unos lienzos, se hallan encastrados en las casas del casco antiguo. El Cid tomó Valencia el 15 de junio de 1094 después de un durísimo asedio. Se cuenta que tras la conquista subió a la torre del alcázar para ver sus posesiones; nosotros damos los últimos pasos de este viaje subiendo al Miquelet, uno de los símbolos de esta ciudad legendaria. Y nada mejor que los versos del Cantar para describir ese momento: Qué grande es la alegría que corre por el lugar / cuando mio Cid ganó Valencia y entró en la ciudad / Los que iban a pie caballeros se hacen / el oro y la plata, ¿quién os lo podría contar?

La narración del Cantar no acaba aquí: Valencia y sus alrededores son el escenario de otros sucesos y batallas contra los almorávides, deseosos de recuperar la ciudad. Y es en Valencia donde el Cid finaliza sus días: históricamente el Rodrigo murió como príncipe de la ciudad en 1099. Fue entonces, o quizá antes, cuando nació la leyenda.

Para más información diríjase a la página oficial aquí.

 


 

 

Galería de imágenes

Share This
X

Esta web utiliza cookies para obtener estadísticas sobre las visitas, pero no almacena información personal. ¿Qué son las cookies?

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar